sábado, 28 de febrero de 2009

TORTILLA DE COLLEJAS Y AJOS PORROS (PARA TIEMPOS DE CRISIS).

.
.
.
El pasado fin de semana, aprovechando el buen tiempo, nos fuimos de campo y de "recolección silvestre". Ya hemos puesto aquí con anterioridad alguna receta con ajos porros. Pero ahora, además, añadimos otro ingrediente silvestre de un finísimo sabor y cuya temporada acaba de comenzar, prolongándose hasta bien entrada la primavera: la colleja.
Le dedicamos (no una colleja, sino esta deliciosa tortilla), a nuestra amiga Adi, del blog "Pan y varios". Con cariño: cocina para tiempos de facturas desbocadas.
.
.
Por sí sola está muy rica, especialmente en tortilla. Con el sabor añadido y delicado también del ajo porro, ya hay que descubrirse.
.
.
INGREDIENTES:
.
- 150/200 g de brotes de collejas.
- 8/10 ajos porros.
- 4 huevos (cosecha propia).
- Aceite de oliva y sal.
.
.
Estos no son los huevos que utilizamos, sino sus
"hermanos" pequeños en las manitas de Lucía.
: )
.
PREPARACIÓN:
.
- Se recolectan las collejas, cortando únicamente los brotes más tiernos de la planta, ya que las partes de abajo, más duras, no se aprovechan y la planta sigue creciendo si la dejamos en tierra.
.
- Se recogen los ajos porros que veamos con el tallo más gordito (los pequeñines hay que dejarlos crecer...), ya que lo que vamos a usar es la cabeza y la parte más tierna del tallo.
.
.
Encendimos un estupendo fuego, pero como el día estaba
tan bueno, estuvimos almorzando al solecito.
.
- Le damos un hervor a las collejas: aproximadamente un minuto, ya que las hojitas son muy tiernas. Así no pierden su precioso color verde ni sus vitaminas. Se cuelan y se reservan.
.
.
- Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva, lavamos y troceamos los ajos porros, que procedemos a sofreír.
.
.
- Cuando ya están doraditos, añadimos las collejas y damos unas cuantas vueltas para que se mezclen los sabores. Cuando estén listos, se apartan.
.
.
- En un bol batimos los 4 huevos a los que añadiremos los ajos porros y las collejas refritos.
.
.
- En una sartén antiadherente, procedemos a preparar la tortilla. A nosotros nos gusta doradita por fuera y jugosita por dentro. Listos para degustar un plato para tiempos de crisis económica pero no culinaria. Es una auténtica delicia...
.
.

21 comentarios:

Inmaculada (Adi) dijo...

Ayyyyy, como me gusta....
GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, además de apropiadísima para tiempos de crisis, es una maravilla de receta.
Me encantaría poder ser de las que salen al campo y saben qué se puede comer y qué no, pero soy una negada. Parece mentira, me gusta el campo más que a San Isidro Labrador, pero soy incapaz de distinguir una piedra de una seta... patético.
Por aquí en esta época, sobre todo en lugares donde el mar está cercano crecen unas (a mi entender) apetitosas plantas que son igualitas, pero igualitas a las acelgas. Puede que sean acelgas, pero tengo que preguntar, porque si decido coger unas cuantas y me las hago en tortilla a lo mejor me tienen que hacer un lavado de estómago por mema, jejeje
Os envidio de veras, yo solo distingo los espárragos, pero los "marditos" están ya todos cogidos por los espabilados lugareños que se conocen los lugares más buenos.
De cualquier manera, otra vez muchas gracias por dedicarme la receta, y además la habéis hecho con huevos de gallina feliz, no? tienen toda la pinta con ese colorcito tan lindo.
Y mis más sentidas condolencias por la factura de la luz. Espero que os devuelvan algo...
Un abrazo, resalaos.

recetasdemama.es dijo...

Las collejas son unas de mis plantas silvestres preferidas...me encanta buscarlas y por supuesto comerlas... y con ajos porros, como las tuyas, una maravilla.

Besos. Ana

Zerogluten dijo...

Me encantan, o mejor dicho, me maravillan las tortillas que llevan verduras, pero si encima se hacen con estos huevos que no tienen nada que ver con los de plástico que venden en los super, ya ni te cuento.
Para ser felices a veces no nos hace falta platos puturrús. Yo con una tortillita como esta, una cervecita sin alcohol y un heladito de postre o un bizcocho caserito soy más feliz que una perdiz.
Besitos sin gluten

Caminarsingluten dijo...

Una receta, sana y natural, con esos ingredientes sin gluten, algo marvillosa.

Además, al leerte, nos has recordado a uno de nuestros abuelos, que siempre salía al campo a buscar collejas y nos preparaba una tortilla parecida a esta.

Respecto a los huevos, seguro que saben deliciosos.

Un fuerte abrazo.

Ana y Víctor.

Batxi dijo...

Pues si que esta tortilla también es rica si. Me ha gustado mucho.

Saludos, Batxi.

Sonia Martín dijo...

¡Jolines, lo que se aprende por aquí! Ustedes me perdonaran, pero no tenía ni idea de lo que eran las collejas. La única acepción que conocía era la del pescozón dado con mala leche. Me encanta la tortilla que habéis hecho, pero lo que más me gusta es esa salidita recolectora al campo ¡Qué gozada! Un besazo y gracias por la información. Sonia

pepa cooks dijo...

Hola secre, esta tortillita se ve bien rica, y tan natural ella, que buena, para cenar me vendría bien, besos pepa.

Marhya dijo...

Mira que no había oído hablar nunca de las collejas (de las de comer, las que reparten las madres ya las había sufrido en cabeza propia, si) y en un par de semanas me las voy encontrando varias veces.
Desde luego tiene una pinta estupenda la tortilla.
un abrazo.

El futuro bloguero dijo...

Tremendo...

Conozco las collejas y los ajos porros, y me parece una combinación genial.

Qué suerte, natural natural.
Que ricos SECRE

Maria Jose dijo...

Madre miaaaaaaaa!!! esta tortilla no se si es de crisis o de bonanzas pero tiene un aspecto totalmente impresionanteee!!!

barbara dijo...

Hola Secretario, esta tortilla me ha recordado que mi suegra también iba a coger collejas al campo y las hacía en tortillitas pequeñas y a mi marido le gustaban mucho. Pero ya hace años que ella falleció y él no se acuerda mucho de la planta y de por donde las iba a buscar. Se lo he enseñado y le ha traido recuerdos muy agradables....buena recetita. un abrazo.

cibercuoca dijo...

Me gusta reconocer a las plantas silvestres, tendré que aguzar mi mirada a ver si por acá encuentro alguna, que esta tortilla está muy buena.
Besos

Cariño dijo...

¡Receta rica, rica! Y muy buenas fotos y productos. Un saludiño.

El Secretario dijo...

Hola a todos, amigos.

Muchas gracias por vuestras visitas y vuestros amables comentarios.

Y ya sabéis: los que no conocéis las collejas (ce comer, de las verdecitas...) no dudéis en buscarlas; ahora es el tiempo y están ricas de verdad.


Abrazos para todos y buen provecho.

Pilar dijo...

Hola Secretario,vaya, vaya, vaya receta que nos pones hoy. Ni idea de lo que era la colleja (referida a verdura), los ajos porros no los distingo y los huevos de... ¿de qué?, no se parecen en nada a los que yo compro en el super, si no estuvieramos tan lejos me acercaba a vuestra casa, para ver si me dabais un poquito, debía ser una delicia.
Un abrazo

Marta dijo...

Hola secretario,

Nunca había oido hablar de las collejas, esto es todo un descubrimiento. Tu tortilla tiene una pinta espectacular, como me gustaría hincarle el diente!

Saludos!

Anónimo dijo...

buenos dias familia ,que maravilla salir de paseo y encontrar esos alimentos riquisimos,me gustaria saber como encontrar lampaza ,yconejeras muchas gracias

luscus dijo...

Que interesante, nunca he probado las collejas, no se si las habrá por León. Tu blog está genial. Un saludo

Anónimo dijo...

Hoy he ido a buscar collejas,es el tiempo decogerlas,este año hay muchas,me he traido un par de bolsas,estan buenisimas.Soy de Leon y nunca las he visto por alli.

irene og dijo...

nosotros tambien hemos cogido este fin de semana collejas y esta noche las prepararé como aquí aparecen, porque tienen muy buena pinta. gracias

José Luis dijo...

Este tipo de platas silvestres las conozco muy bien ya que mi padre que en paz descanse me enseño a distinguirlas en el campo.El año pasado si cogí ajosporros pero este año con la sequía no he visto ni uno.Este al igual que las collejas suelen estar en sitios húmedos. También quiero dejar por aquí otro tipo de planta silvestre el " cardillo lechal" es una especie de cardo con hojas pinchosas las cuales hay que quitar y su parte central es la comestible se pueden echar en el cocido como si fueran judías verdes, también se pueden freír rebozados en harina.