lunes, 17 de marzo de 2008

SOPA DE ESPÁRRAGOS SILVESTRES Y ALMEJAS.

Este fin de semana hemos estado en el campo y hemos aprovechado nuestros paseos, entre trabajo y trabajo, para coger algunos espárragos silvestres, aprovechando la temporada.
Su sabor es muy distinto al sabor de los cultivados. Un toque amargo muy especial les caracteriza. Pero el trasfondo aporta unas notas asilvestradas y una textura crujiente muy particulares. Y más, teniendo en cuenta que la sopa se cocinó horas después de cogerlos.
INGREDIENTES.
- 1 manojo de espárragos silvestres.
- 200 g de almejas.
- 125 g de pan de soja.
- 2 tomates.
- 1 pimiento.
- 1 cebolleta.
- 2 dientes de ajo.
- 1/2 vaso de vino blanco.
- Perejil, hierbabuena, laurel, estragón, pimienta negra molida, azafrán en hebras.
- Aceite y sal.
PREPARACIÓN.
Se limpian y cortan los esparrágos, aprovechando sólo las partes tiernas.
Las almejas se echan en un cuenco con agua y sal para que suelten la arenilla.
Se pican los ingredientes para el refrito y se van echando en una cazuela de barro con aceite en este orden: cebolleta (se rehoga un poco), pimiento, ajos y por último el tomate.
Cuando está todo rehogado, se añaden los espárragos y se dejan unos minutos soltando su sabor y ablandándose.
Un poco después, se añaden las almejas, dándoles un par de vueltas y el 1/2 vaso de vino.
Se añaden las especias y la sal.
Cuando ya han abierto las almejas, se añade 1/2 litro de agua y mientras empieza a hervir, vamos picando el pan en rebanadas muy finitas.
Cuando empieza el hervor, se echa el pan y se deja hirviendo unos 15 minutos, para que terminen de cocer los espárragos y el pan se ablande.
Se deja reposar otros 5 minutos antes de servir.
...Y lista esta sabrosísima sopa.
Usamos pan de soja, ya que sus granitos dan un toque muy agradable y crujientito. También hemos hecho esta sopa en otras ocasiones con fideos de arroz (tomen nota nuestros amigos celíacos.)
Las almejas aportan un suculento sabor, aunque a veces también las hemos sustituido por atún con muy buenos resultados.
La hierbabuena y el estragón dan a este plato un aroma muy especial.

8 comentarios:

raqui dijo...

Hola Secretario. Gracias opor visitar mi blog y por tus elogios.

A mi también me gusta mucho tu sopita. Seguro que te la copio, que tiene muy buena pinta.

cerise dijo...

Que forma mas original de preparar los espárragos silvestres.Yo los preparo siempre en tortilla , tengo que cambiar el "chip" y probar vuestra receta!!!

fedrilla dijo...

muy buenas tardes secretario. Muy agradecida por tu comentario en mi blog.
Por cierto aqui en Extreemadura se recogen muy buenos esparragos silvestres
te recomiendo si quieres que hagas mi
gazpacho de esparragos trigueros. si quieres la receta te la daré con gusto. un beso
hasta la proximaaaa me encanta tu blog!

Caminarsingluten dijo...

¡Hola Secretario!, con tus comentarios sobre los esparragos silvestres, nos has recordado la época - hace ya muchos años - en que muy cerca de Madrid, el las proximidades de la población de Paracuellos, íbamos algunos días a recolectarlos. Ahora son todo casas.

La verdad es que con los ingredientes que has utizado la "sopa" tiene que estar exquisita.

Muchísimas gracias como siempre por acordarte de los celíacos... ¡sois estupendos!.

Un fuerte abrazo.

Ana y Víctor.

la sopa gansa dijo...

Hola

primero felicitarte por tus fotos, son estupendas
en casa, mi marido, que ha vivido toda su vida en Madrid, solia coger esparragos, de hecho hoy siempre busca en los puestecillos ambulantes del mercado los silvestres, que son los que mas le gustan.
esta receta se la paso a el, es que le va a encantar!!!!
saludos
tere

Anónimo dijo...

haced más dulces y menos sopas!!!
:)

El Secretario dijo...

Gracias a todos por entrar en nuestra cocina y dejar vuestras opiniones y sugerencias.
Esto nos anima a seguir compartiendo con vosotros las recetas que elaboramos con toda nuestra ilusión y cariño.

ABRAZOS PARA TODOS.

MaryLou dijo...

Muy rica esa sopita!!! nunca he probado los espárragos silvestres, no sé si por aquí encontraría, pero haré la sopita con los cultivados, que los suelo utilizar para tortillas y para revueltos.

Besicos